Domingo, 26 de Marzo de 2017

SEQUÍA EN ESPAÑA AÑO 2004-2005

29/10/2005

 

 

Tras un octubre lluvioso en el año 2004, con numerosos observatorios de la geografía española por encima de la media, se inicia sobre la península un prolongado bloqueo anticiclónico con un centro de altas presiones muy potente anclado en el Atlántico unas veces, como se muestra en este mapa, o en las inmediaciones de las islas británicas otras constituyendo una barrera de altas presiones infranqueable para las perturbaciones atlánticas.

 

Esta situación provoca que frentes y borrascas pasen por latitudes mucho más altas a las nuestras, y sólo, ocasionalmente desprendimientos de vaguadas y DANAS han sido los únicos eventos que han salpicado de precipitaciones este seco año.

Una excepción lo constituyen las comunidades del Cantábrico oriental y zonas norteñas de Castilla y León dado que la posición de las altas presiones ha favorecido la continua entrada de vientos del norte en la península, que son vientos que dejan mucha precipitación en estas zonas. Así el año ha sido extremadamente nivoso en casi toda la cornisa Cantábrica, ya que, acompañando a estos vientos de norte y noreste, varias masas de aire siberiano han invadido la península dando lugar a unos de los inviernos más crudos que se recuerdan, aunque curiosamente las precipitaciones han estado en todos los casos entorno a la media.

Para el resto de la península, el déficit acumulado, especialmente en la vertiente atlántica, ha sido brutal, con muchos registros cerca de efeméride absoluta.

Como ejemplo sirvan algunos datos y gráficas:

A finales de septiembre, ciudades con medias entorno a los 500 mm como Cáceres o Badajoz, apenas llevaban recogido el 15% de la precipitación anual normal. Otras como Sevilla, Huelva, Madrid, Toledo o Valladolid, apenas llegaban al 25% de su precipitación anual.

En las siguientes gráficas, se puede apreciar el enorme déficit pluviométrico de Vigo, Valladolid, o Madrid, y todo ello a pesar de que en octubre de 2005 se ha roto la racha seca que ya tenía una duración de 11 meses:

 

 

 

 

 

 

 


También podemos ver el alcance de este terrible año en este mapa elaborado por el INM de precipitación acumulada y porcentaje sobre la media normal.

 

 

 

Se ve como las zonas más afectadas son la vertiente atlántica y centro peninsular, salvándose el levante español, sobre todo Cataluña, gracias a que por esas zonas, las vaguadas y DANAS son muy efectivas en cuanto a precipitación.

Todo esto ha provocado un desplome de las reservas hídricas en la mayor parte del país, teniendo repercusiones fuertes en nuestro entorno cotidiano así como en economía y servicios... Así se hacía eco la agencia "EFE" en esta noticia elaborada para el diario El Mundo:

LOS EMBALSES, AL 39,4% Y SIGUEN BAJANDO
El año hidrológico se cierra con las menores lluvias en tres lustros

Los datos reflejan que las lluvias han sido de 403,4 litros por metro cuadrado de media en la Península - Narbona califica la situación de "dramática" - La peor situación es la que presenta la Cuenca del Segura, con los embalses al 10,3%

EFE

Los regantes prevén la pérdida de 60.000 empleos
El Gobierno autoriza trasvasar 39 hectómetros cúbicos del Tajo al Segura

MADRID.- El año hidrológico (que abarca del 1 de octubre al 30 de septiembre) se ha cerrado con una reserva de agua en los embalses peninsulares de 20.973 hectómetros cúbicos, lo que supone el 39,4% de su capacidad total.

Los datos, publicados por el Ministerio de Medio Ambiente, reflejan que las lluvias del año hidrológico han sido de 403,4 litros por metro cuadrado de media en la Península, la cifra más baja de los últimos 15 años y muy inferior también a las precipitaciones medias registradas en España desde 1930.

La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, calificó de "dramático" el año hidrológico. Narbona explicó que tras los últimos meses de extrema sequía, el Gobierno está tomando decisiones "difíciles" con el objetivo prioritario de asegurar el abastecimiento a la población desde ahora hasta el inicio, en octubre próximo, del nuevo año hidrológico.

Se refirió a las sequías cíclicas que sufre España, y aunque insistió en que "queda mucho por hacer" valoró que en la actualidad existan tecnologías nuevas (para la desalinización de agua marina y el reciclado de las residuales) para afrontar esa situación.

Los pantanos se siguen vaciando

Durante la última semana, los embalses peninsulares han seguido bajando y han perdido 265 hectómetros cúbicos, y las variaciones más significativas han sido las registradas en los embalses de la cuenca del Ebro, que han registrado un descenso de 100 hectómetros cúbicos.

La cuenca del Tajo, una de las que sufre una situación más precaria, ha recuperado un hectómetro cúbico durante los últimos días, y ha sido, junto con la del Duero, la única que ha mejorado las cifras de la semana anterior.

La reserva de agua acumulada en los embalses de la Península (el 39,4% de su capacidad total) representa casi 20 puntos porcentuales menos que la embalsada el pasado año en las mismas fechas (21.238 hectómetros cúbicos que representaban el 56%).

La peor situación es la que presenta la Cuenca del Segura, donde los embalses cuentan con 116 hectómetros cúbicos de agua, lo que supone el 10,3% de su capacidad total, según los datos del Ministerio de Medio Ambiente.

Por debajo del 50% de sus reservas están también las cuencas del Duero, el Tajo, Guadiana, Guadalquivir, el Sur, el Júcar, el Ebro y las cuencas internas de Cataluña.

Las cuencas con una situación más saludable y con reservas en sus embalses por encima del 50% son las del Norte (que cubren toda la cornisa cantábrica) y el País Vasco.

Escasez de lluvias

Las lluvias del año hidrológico (403,4 litros por metro cuadrado) han sido incluso inferiores a las precipitaciones de los cinco años el último ciclo seco que se registró en España, entre los años 1990 y 1995.

En aquel quinquenio, las precipitaciones fueron también inferiores a la media histórica registrada en el Ministerio de Medio Ambiente desde 1930, pero en todos los casos superiores a las de los últimos años.

El más seco de aquel ciclo fue el año hidrológico de 1994-95, cuando las lluvias medias en la península fueron de 453 litros por metro cuadrado, cincuenta litros anuales más que los que se han registrado en esta ocasión.

Estos datos han motivado que los responsables del Ministerio de Medio Ambiente hablen de sequía "inédita" por su intensidad y por su "crudeza".

Las reservas de agua que más han descendido durante la última semana han sido las de los embalses de uso consuntivo, donde se han perdido 176 hectómetros cúbicos, lo que sitúa su capacidad al 34,6%.

En los embalses hidroeléctrico han bajado las reservas en 89 hectómetros cúbicos y se encuentran al 49,3% de su capacidad.

Con esos datos, la energía hidroeléctrica disponible es de 6.238 gigavatios hora, lo que supone el 28,3% de su capacidad total y el 70% de la disponible hace un año.


Y es que no es para menos viendo la evolución de las reservas hídricas del país en los últimos meses y las zonas que empiezan a tener restricciones en el agua para consumo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la zona de Huesca, que aparece en color rosa (Restricciones significativas) Las medidas adoptadas este verano, entre otras, fue la prohibición de llenar las piscinas en verano, y en Madrid, se ha activado por segunda vez en la historia, el nivel 1 de sequía que implica restricciones a la hora de regar parques y jardines, así como un limitado uso del agua en el ámbito industrial... estos dos casos, no han sido obviamente los únicos...

La posición del Anticiclón, muy al norte en el Atlántico, no solo hizo que España se resintiera de la falta de precipitaciones. Como se puede apreciar en este mapa, nuestros vecinos Galos también están teniendo sus dificultades ante la escasez de lluvias.

Gracias a Gonzalo31, tenemos una muestra gráfica de cómo la sequía afecta a la sierra Madrileña:

 

Esta foto está hecha en octubre de 2004, tras las abundantes lluvias caídas ese mes:

 

 

Y esta otra es de finales de septiembre de 2005.


 

Para finalizar este reportaje, RetusPetrus nos envía unas fotografías que muestran a la perfección que la parte segoviana del puerto de Somosierra no ha corrido mejor suerte.

 

 

A finales de septiembre, los riachuelos de los que se alimenta el río Duratón llevan ya meses sin agua


Ante esta situación, los pozos, lagunas....etc, también se han secado y los ganaderos tienen que tirar de su astucia para que los animales tengan un lugar donde poder beber


Aquí podemos ver como las bañeras, ocupando el espacio de un riachuelo seco, son utilizadas como improvisados bebederos para vacas, ovejas y caballos.

© Spain Severe Weather 2010

Colaboran: Diseño web y publicidad :: Meteored.com